1 de abril de 2013

Capitulo Veinte








Narra Melissa

Por fin gracias a dios ya tengo como destruir a esa desgraciada, definitivamente la suerte esta de mi lado, tengo el plan perfecto para que James sea solo mio y poder ver humillada a esa mosquita muerta de Anabelle,  que disfrute mientras pueda porque el reinado pronto se le va acabar.

- Te pasa algo Mel estas muy pensativa y callada - me pregunto Karen
- No me pasa nada, solo estoy feliz - le respondí con una sonrisa hoy me sentía tan feliz que ni Karen con sus tontas preguntas me lo van a arruinar
- Y porque cuéntame que tienes en mente - me pregunto nuevamente
- Ok, lo que pasa es que encontré la manera perfecta de destruir  tu querida hermanita - le respondí y una sonrisa se formo en su rostro
- Enserio, lamento no haber podido ayudarte es que no era tan fácil como pensé  me dijo ella, obvio que nunca hubiera podido descubrir lo que yo descubrí porque Karen es tan tonta y torpe
- Tranquila de igual manera ya tengo la forma - le respondí y ella sonrío
- Me alegro pero oye no la vas hacer sufrir mucho acuérdate que es mi hermana - me dijo Karen guiñándome el ojo y después las dos estallamos en carcajadas
- Claro nena tendré mucho tacto en mi venganza - le dije cuando paramos de reírnos



Narra Anabelle

- Y a donde vamos amor - le pregunte a James al salir del instituto
- Vamos a mi casa y allá vemos que se nos ocurre ¿te parece?
- Si me encantaría - le respondí, con el iría hasta el fin del mundo con tal de nunca separarnos

Hicimos el recorrido hasta su casa nos demoramos poco en llegar, y por suerte su padre no estaba no me agradaría ni en lo mas mínimo encontrármelo y por lo visto a James tampoco le gustaría,  entramos y decidimos prepara algo de comer y aunque ninguno de los dos sabia mucho de cocinar se nos ocurrió prepara una pizza con la ayuda de un libro de cocina que perteneció a la madre de James.

- Amor y si nos queda fea la pizza, no es mas fácil comprar una - le dije haciendo una mueca 
- No que antichebre eres, es mejor hacerla juntos no te parece divertido - me respondió el sonriendo
- Bueno, tienes razón hagamos un desastre en la cocina - le dije exagerando un poco
- Que exagerada ni que la fuéramos a quemar - me dijo el entrecerrando los ojos
- Pues hay que tener mucho cuidado, contigo no se sabe, que tal me descuide y tu incendies la cocina - le dije sonriendo, el se acerco a mi y me tomo de la cintura haciéndome estremecer
- Si no recuerdas vivo prácticamente solo y se lo básico para no quemarla - me dijo al oído, le sonreí y bese sus labios
- Bueno joven James manos a la obra - le dije cortando el beso, nos colocamos unos delantales y empezamos a preparar la pizza, hawaiana mi favorita

Empezamos con la masa y como lo sospeche fue un caos total, esa masa se pegaba en todas partes y aunque de sabor quedo perfecta fue un dilema total amasarla, con la piña y el queso no nos fue tan mal yo me encargue de cortar los trocitos de esta y James se encargo del queso o mejor dicho jugaba con el 

- Mira como se estira el queso - me decía James  mientras hacia una extraña figura con el, no pude evitar reírme del reguero que había en la cocina y por supuesto del aspecto de James, tenia harina en la cara y masa por todas partes, hasta en el cabello
- Te ves muy gracioso amor - le dije aun riéndome
- ¿Porque? - me pregunto confundido
- Es que estas todo untado de masa y harina - le dije y el acompaño mis risas
- Ja pues tu no te quedas atrás - me dijo detallando mi aspecto
- Enserio, ves es tu culpa, debimos haber comprado la pizza, estoy espantosa - le dije haciendo un puchero
- Mi culpa, para nada tu estuviste de acuerdo, ademas quien dijo que estas espantosa, te ves mas hermosa que nunca - me dijo y le sonreí, como siempre halagandome así este desarreglada
- Ok, terminemos de hacer esto y metamos la pizza al horno - le dije a James
- Como tu quieras princesa - me dijo, terminamos con el queso y la piña y metimos nuestra extraña pizza al horno
- Amor te puedo pedir un favor - le pregunte a James
- Claro amor lo que quieras
- Bueno es que quiero asearme un poco, me prestarías el baño mientras sale la pizza - le pregunte
- Obvio eso no se pregunta, sube las escaleras y ya sabes donde esta - me dijo sonriendo
- Ok, tratare de no tardarme 
- Tarda lo que quieras - me dijo antes de que yo subiera las escaleras

llegue a su cuarto y apenas abrí la puerta su olor que se encontraba impregnado en toda la habitación me hizo sonreír  todo se encontraba muy organizaba tal cual como la primera vez que entre aquí  visualice la puerta del baño y entre a el pequeño cuarto, me observe en el espejo y de hecho estaba terrible mi cabello por dios estaba espantoso y ni hablar de mi rostro, no se como James me dijo que estaba hermosa, iba a lavarme tan solo la car pero termine bañándome completamente, agarre una toalla que encontré en un cajón y me di una corta ducha, el agua se sentía de maravilla, me quería demorar un poco mas pero me daba pena dejar esperando a James ademas no me encontraba en mi casa, tome la toalla me seque el cabello y después me envolví en ella, tome mi ropa y salí del baño para vestirme y justo en ese momento entro James

- Amor vine a ver porque tardabas tan... - No dijo nada mas cuando me vio
- perdón es que me quise duchar, me sentía muy sucia - le dije apenada
- No te preocupes, no pasa nada - me dijo mirándome intensamente, no se porque me incomode tanto y se me vinieron los recuerdos de las pesadillas que había tenido de un momento a otro no era James quien se encontraba frente a mi sino es hombre ese desgraciado que no quisiera ver nunca 
- Vete - le grite agarrando fuertemente la toalla y creo que hasta el cuerpo me temblaba
- Pero estas bien - me pregunto, yo no era capaz de mirarlo cerré los ojos y me quede callada esperando que el rostro de ese hombre desapareciera de mis pensamientos.
- Ok, te espero abajo, no demores por favor - me dijo el con la voz triste,

Escuche que la puerta se cerro y abrí los ojos, me encontraba sola y justo en ese momento caí en cuenta que era James quien estaba conmigo nadie mas y me sentí super mal, porque rayos le hable a James así, ¿que me paso?, me vestí rápido con la misma ropa que traía antes para bajar a pedirle disculpas a James por mi estúpido comportamiento y  antes de bajar me aplique de la colonia de James que tanto me fascinaba, deje todo en el lugar que lo encontré y baje con James aunque no sabia como actuar después de lo que paso allá arriba, decidí actuar como si nada hubiera pasado pero obvio me tendría que disculpar solo que no sabia como hacerlo.

- Ya sacaste la pizza - le pregunte sonriendo
- Si la acabe de sacar - me respondió confundido, debe ser por mi extraña bipolaridad

Empezamos a comer la pizza que de hecho no quedo tan mal, desde mi punto de vista estaba deliciosa, mientras comíamos se formo un silencio muy incomodo que ninguno de los dos sabia como romper, James no se atrevía a mirarme a los ojos y yo me sentí muy mal, deje la pizza sobre mi plato y tome un sorbo de refresco.

- Perdóname James - le dije y el me miro a los ojos por primera ves desde que baje 
- No tienes que pedir perdón no se que fue lo que paso, pero perdóname tu a mi no fue mi intención hacerte sentir incomoda - me dijo el con sus ojos  tristes
- ¡Hey no!, la culpa fue mía lo que pasa es que yo soy una tonta que no se puede sacar esos horribles recuerdos de la cabeza  - le dije agachando la mirada con unas cuantas lagrimas a punto de salir, el se levanto de la silla y se acerco a mi, me tomo de la barbilla y limpio las lagrimas que habían en mis mejillas
- No te culpes, esto es muy difícil para ti y superarlo no es tan fácil  todo tiene su tiempo y yo te voy  ayudar a superar cada uno de tus miedos, tranquila te entiendo perfectamente así que no hay nada que perdonar - me dijo el, le sonreí y bese delicadamente sus labios como agradecimiento por esas hermosas palabras y por entenderme.
- Gracias eres la mejor persona que he conocido, te quiero mucho
- También te quiero demasiado y no tienes nada que agradecerme si lo digo es porque así lo  siento

***

Terminamos de comer y lavamos lo que habíamos ensuciado, después de dejar  la cocina perfecta tal y como la encontramos, salimos rumbo ami casa, le dije a James que yo podía ir sola pero no me hizo caso el insistió en que era muy tarde para que anduviera sola en la calle, Íbamos abrazados hasta mi casa, al lado de James todos mis problemas se me olvidaban me sentía la chica mas afortunada del planeta tierra

- Hueles delicioso, pero sabes ese olor se me hace familiar, bueno a parte de tu exquisito aroma a fresa hay otro ¿no es cierto? - Me pregunto James  besando mi mejilla
- Bueno me aplique un poquitin de tu loción, es que me fascina - le dije escondiendo mi cara en su pecho
-Que tierna, ahora con mas razón me voy aplicar colonia, para enamorarte cada día mas y que no te aburras de mi - me dijo el sonriendo
- Ja nunca podría aburrirme de ti - le respondí dándole un largo beso

Llegamos a mi casa y le agradecí a James por la hermosa tarde que pasamos juntos, después de que el se fuera entre a saludar a mis padres que se alegraron de verme sonreír y no triste como esta mañana, subí a mi habitación ya que no quise comer porque aun me sentía satisfecha con la pizza que había comido hace un rato, me puse mi pijama y caí rendida en un profundo sueño esperando poder dormir tranquilamente 


*****************************************************************************************************************
Holaa

Listo nuevo capitulo  espero no decepcionarlas , no se que tal les parezca quizás es un poco aburrido, igual espero lo lean y comenten








7 comentarios:

  1. oh! por dios no me hagas esto!
    que es lo que melissa sabe?
    y ademas tu eres la bloggera mas cumplida que tengo hazme el favor y no dejes de publicar rápido que me como el coco pensando en el desenlace de la historia!
    y no estuvo para nada aburrida.

    ResponderEliminar
  2. HOla! sorry por no pasar antes se supone que tengo vacasiones y deberia tener tiempo para comentar pero no es asi:/
    No quiero saber lo que piensa Melissa, no creo ser tan mala:P
    El capitulo estuvo un poco lento para mi punto de vista, tambien entretenido :)
    sigue asi, cuidate y un beso!

    ResponderEliminar
  3. Oh Dios. Yo amo la locion de mi hermano. ¿Que sera que huelen tan rico?
    Jo, no sé.
    Oficialmente odio a Melissa. Creo que ya lo hacia... pero en fin..
    Excelente capitulo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Excelente post amiga, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar este espacio. Te invito a visitarme en:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
  5. hola! estoy empezando un nuevo blog y me gustaria que lo vieras y me dices que piensas:/daniellalovestory.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Guauu, me encanta el punto de vista que le das a la historia, enserio :))
    ¿Te pasarias por mi blog? Lo he abierto hace poco, aun estoy empezando ^^
    http://consteliosyaloneos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar